Blog

Ya inmersos en el mes de agosto los termómetros vuelven a dispararse una vez más este verano, las altas temperaturas sumadas a la elevada humedad y el aire caliente que circula hacen más que probable que podamos sufrir un golpe de calor y es por eso que desde Socías y Rosselló os queremos dar unos consejos útiles para afrontar las ya más frecuentes olas de calor.

  1. Evitar en la medida de lo posible salir a la calle en las horas centrales del día (entre las 12 del mediodía y las 6 de la tarde).
    Tampoco es recomendable tomar el sol en esa franja horaria, y mucho menos hacer ejercicio al aire libre. En caso de que sea inevitable realizar actividad física en el exterior, parar a menudo para descansar y refrescarse y buscar en todo momento la sombra.

  2. Hidratarse continuamente.
    Beber mucha agua, zumos naturales u otros líquidos ligeramente fríos, sin esperar a tener sed. Evitar el alcohol, la cafeína y las bebidas azucaradas, ya que tienen efecto deshidratante.

  3. Comer ligero, con preponderancia de las verduras y frutas frescas.
    Evitando platos pesados o copiosos. Es aconsejable ampliar el número de ingestas al día, reduciendo la cantidad de comida en cada una de ellas.

  4. Usar ropa ligera, fresca y holgada.
    Preferiblemente tejidos naturales y colores claros. También es conveniente cubrirse la cabeza con un sombrero o similar y usar gafas de sol y crema solar.
  5. Usa el aire acondicionado "con cabeza".
    Regula el termostato entre 23-24ºC. Cada grado que se disminuya la temperatura supondrá un consumo de un 8% más de energía. ¡Y recuerda! una diferencia de temperatura entre el interior y el exterior de la vivienda superior a 12ºC no es saludable.