Blog

Mirage by pomd`or es la nueva escenografía para el baño. Un código inventado por el genial creador Eugeni Quitllet (Ibiza, 1972) para la firma pomd`or, que por primera vez presenta una colección pensada para vestir completamente un entorno de baño. La propuesta incluye un generoso número de piezas: mueble, espejos, lavabo, bañera y accesorios de formas que surgen del hexágono y que proyectan reflejos de luces y sombras. Un juego de magia inmerso en una atmósfera sofisticada que eleva el ritual del baño al terreno emocional.


pomd`or sorprende con una colección que va más allá de la propuesta funcional. La firma ha desarrollado un diseño que invade las disciplinas del interiorismo y la decoración y lo realiza a partir de las genialidades del recientemente nombrado diseñador del año por Maixon & Object, Eugeni Quitllet.

El universo Mirage ha nacido de un proceso creativo que tiene su origen en los pensamientos más íntimos de Quitllet y que han ido aflorando a la superficie hasta sumarse a la cadena de emociones que transporta el ibicenco. Los elementos resultantes combinan acabados en oro, oro rosado y cromo con otros materiales como Mármol Carrara o Marquina. Mirage incluso hace un guiño a otro material con el que al diseñador le gusta sorprender, la resina de ionómero de alta calidad que comercializa la firma Dupont con el nombre de Surlyn©, utilizada en la industrial de la cosmética y los envases de fragancias de grandes firmas. Este componente se introduce discretamente, dando un toque más contemporáneo. De este modo, Mirage consigue tener piezas icónicas como una percha hexagonal que en su centro tiene un pequeño corazón en rojo rubí o transparente. La forma y el material permiten proyectar hacia fuera los reflejos de luz de los ángulos de la pieza interior. "La geometría da un valor visual, consiguiendo objetos refinados. Hemos creado un diseño que hace referencia al trabajo del vidrio, sofisticado, sin llegar a ser barroco" rebela Eugeni Quitllet.

A través de este nuevo lenguaje, la firma se atreve a incluir piezas que hasta ahora no había tenido nunca en su catálogo como un precioso joyero compuesto de cajas apilables o un vaso mikado, También unos portavelas con velas aromáticas que desprenden la fragancia "Woodland Chill" desarrollada de la mano de perfumistas profesionales, con centros de investigación en Suiza y Miami, a partir de la imaginación de Quitllet: una esencia basada en la alquimia de la madera y la piel, con matices de especias como el cardamomo y flores como el cistus (la estepa).

El lavabo con repisa lateral y toallero y la bañera se presentan enmarcados en estructuras metálicas como el resto de la colección que a pesar de estar formada por piezas contundentes juega con la ingravidez del movimiento, como si flotasen. Es el caso de complementos como el dosificador, el vaso o el escobillero con marco. Destacan por su originalidad otros elementos como el estante, que tiene una superficie irregular gracias a una cordillera de ondas de sierra metálicas. Las hendiduras se pueden convertir en soporte de tres complementos opcionales: un espejo vertical, uno hexagonal y otro circular, tres objetos que se pueden desplazar creando diferentes composiciones. Despuntan también el toallero, una barra de sección hexagonal en acabados cromo, oro y oro rosa que contrasta con una pletina más ligera, y el toallero de pie, con base hexagonal.

Por último, llama la atención un mueble auxiliar que como pieza independiente sirve para guardar los pequeños tesoros del baño, al lado de un taburete hexagonal que proyecta destellos de luz a través de sus ángulos o de una papelera que puede hacer las funciones de champañera.