Blog

Las piscinas contienen agua estancada, normalmente al aire libre que reciben microorganismos por varias vías: contaminación ambiental o por los usuarios al bañarse dejando residuos orgánicos como sudor y residuos inorgánicos como cremas y protectores solares. Por estos motivos es necesario mantener un correcto mantenimiento del agua mediante procesos de desinfección y depuración.

También debemos tener en cuenta los mantenimientos necesarios para mantener el agua de nuestra piscina siempre a punto. A continuación os dejamos algunos consejos:

Mantenimiento diario:

Diariamente deberemos limpiar el agua de hojas, insectos y demás partículas en suspensión con las herramientas adecuadas para evitar así atascos innecesarios y un mal aspecto de la piscina.

Mantenimiento semanal:

Semanalmente deberemos revisar los sumideros del fondo y los cestos del skimmer; limpiar el prefiltro de la bomba circuladora para evitar pérdidas de rendimiento en nuestra instalación de filtración; limpiar las paredes y suelos con un limpiafondos manual o automático y analizar el valor del pH del agua que deberá estar ajustado entre 7,2 y 7,6. El valor del cloro residual deberá estar ajustado entre 0,5 y 2 ppm. En caso de resultados fuera de estos parámetros deberemos dosificar el producto químico para contrarrestar esa desviación. Para medir dichos parámetros disponemos de diferentes tipos de analizadores y productos químicos para equilibrar los valores del agua.


Sin duda una de las tareas que más trabajo llevan es la de la limpieza de paredes y suelos que las podemos realizar con un limpiafondos manuales o automáticos siendo con estos últimos con los que nos olvidaremos de esta ardua tarea y conseguiremos una piscina libre de tierra e impurezas en el fondo. Disponemos de una gran variedad de limpiafondos automáticos que limpian fondos ó fondos y paredes.
   

Siguiendo estos sencillos consejos conseguirá mantener el agua de su piscina siempre a punto para darse un baño en estos días de verano.